Scorpions Vientos De Grandes Fil Sofos

Tony robbins en mis apuntes

Público de la civilización moderna no en el estado mientras abastecer la realización de la revolución necesaria tecnológica en aquel y en aquella tendencia, que son necesarios para el tránsito a. Notaremos dos causas de esto. supone:

- Cualitativamente otro estímulo de la economía (no el beneficio, y el recuento planificado de la necesidad. Las personas y del medio ambiente independientemente de la cantidad del beneficio). Tal estímulo es posible, solamente en condiciones de la economía, sobre otro sistema de los valores y que se desarrolla en los intereses de las personas, y no mediatamente a través de los beneficios. es compatible solamente con aquella sociedad, donde por el objetivo directo de la producción no el beneficio máximo, y los intereses de todas las personas, ellos y la felicidad.

Tal tecnología exige la reconstrucción completa de la producción en base a la creación de los complejos territoriales-de producción. En estos toda la variedad de los tipos de la producción debe ser atada así que retiradas de un tipo de las empresas sirvan a las materias primas para otros tipos y así antes de la utilización más completa de todos sin excepción de las sustancias que han obrado en el sistema a la entrada.

La mayoría de las construcciones conceptuales del siglo, especialmente su segunda mitad, une la filosofía, saliente de lo que el progreso científico-técnico crea las premisas para la superación de la mayoría, si no de todo, las contradicciones del desarrollo mundial, saliendo al nivel de la sociedad "de la prosperidad universal".

Moderno es organizado con la infracción de los principios de sistema. La correlación de la sustancia, obtenida y usada durante la producción, (98 % y 2 % respectivamente) muestra que los procesos de la recepción de la sustancia y la energía del medio ambiente han tomado claramente la parte superior sobre los procesos de la utilización de la sustancia retirada. Por la imagen ta­kim, la crisis ecológica es programada en las tecnologías de la producción.

En la etapa moderna del desarrollo de la sociedad la elaboración de la comprensión de la unidad de la sociedad y la naturaleza es estimulada del mantenimiento práctico de tal unidad. En realidad ante la sociedad había en todas partes una tarea de la técnica, su coordinación óptima con natural

Al análogo aproximado de tal organización de los procesos de cambio de la sustancia y la energía pueden servir natural y la biosfera en total. Como en la variedad de los tipos de los organismos condiciona la posibilidad del ciclo cerrado en el movimiento de la sustancia y la energía, y en la producción pública su variedad misma sirve a la premisa importante del mantenimiento del carácter cerrado de los procesos tecnológicos.

Los límites del crecimiento, sin duda, son, pero existen no, y es concreto para cada sistema social y para del nivel concreto del desarrollo de la tecnología de la producción. ­ que la tecnología existente de la producción es próxima en general a los significados máximos del crecimiento en la cualidad dada. ­ del club Romano lo han mostrado unívocamente.

Durante el desarrollo de la nueva etapa las revoluciones la aplicación mucho más ancha, que antes, encontrarán los principios biológicos del proceso de producción hasta el tránsito a la fotosíntesis industrial fuera de las plantas. De ese modo la humanidad será segunda sobre el planeta con aquella, sin embargo, por la diferencia que las personas aprenderán a usar la energía del Sol con un mucho más alto rendimiento, que la planta.

Las necesidades de las ciencias naturales que se forma y la producción industrial que se desarrolla fundamentaban la realidad de la contraposición de la persona de la vida ambiente. Destruir estos estereotipos en los límites de las representaciones antropologo-naturalistas trataba la ilustración francesa. La naturaleza (exterior los ambientes, interpretado distintos 1, presta, según los representantes de esta dirección, la influencia decisiva sobre la persona. Los materialistas franceses defendían, así, el principio de la unidad de la persona y la naturaleza, fundando además en la armonía contemplativa, "dada" entre ellos.